Cielos arriba: lo que significa para Dios el descubrimiento de la Tierra 2.0

Desde el reciente descubrimiento de Kepler-452b -más prosaicamente conocido como la Tierra 2.0-, las comunidades científicas y no científicas han estado en plena especulación. La existencia de otro planeta similar a la Tierra en la llamada “Zona Ricitos de Oro” -la zona habitable circunestelar con las condiciones adecuadas para albergar agua líquida- ha reavivado el interés por la eterna pregunta: ¿estamos solos en el universo?

Esa misma pregunta también está en boca de muchos desde el lanzamiento el mes pasado del proyecto Breakthrough Listen, en el que la búsqueda de vida extraterrestre (SETI) recibió un impulso de 100 millones de dólares del acaudalado empresario ruso de Silicon Valley, Yuri Milner.

El descubrimiento de Kepler-452b ha planteado la intrigante posibilidad de que, si hay otros planetas habitables ahí fuera, algún día podamos trasladar la civilización humana a uno de ellos. Este tipo de posibilidades, durante mucho tiempo relegadas a la ciencia ficción, se han vuelto de repente creíbles.

En 2010, el director del Centro de Investigación Ames de la NASA, Simon Worden, predijo la disponibilidad “dentro de unos años” de una nave estelar “que nos llevará entre mundos”.

Del mismo modo, Stephen Hawking lleva tiempo insistiendo en que el traslado interplanetario es la única opción viable para la continuidad de la humanidad. Y aunque las barreras tecnológicas son actualmente insuperables, el ingeniero de la NASA Adam Steltzner cree -según una declaración que hizo en el festival “The Future is Here” del Smithsonian en mayo del año pasado- que verá huellas humanas en Marte durante su vida.

¿Qué gana Dios?

Tierra 2.0 también ha planteado preguntas que van al corazón de la religión más que de la ciencia.

Para Jeff Schweitzer, antiguo asesor presidencial en materia de ciencia y tecnología de Bill Clinton, la Tierra 2.0 representa la “peor noticia posible para Dios” y para todos los que creen en él.

Cada vez que consideramos el espacio y todas sus posibilidades, es fácil, por supuesto, deslumbrarse por la cantidad de estrellas que hay. Algunas estimaciones sitúan el número total de estrellas en el universo observable en un septillón de estrellas, es decir, un uno seguido de 24 ceros.

Seguramente, ahora que los científicos han encontrado otro planeta potencialmente habitable, debe haber otros. Schweitzer tiene mucha razón al decir eso:

No hace falta ser un mago de las matemáticas para concluir que no hemos encontrado por casualidad el único otro planeta posiblemente habitable entre esa enorme población de estrellas.

Pero para Schweitzer, los números son irrelevantes: no se necesitan miles de millones, ni siquiera millones, de otros planetas posiblemente habitables. Basta con que haya otro para refutar el mito religioso. En otras palabras, incluso si Kepler-452b fuera el único planeta habitable además de la Tierra, sería -por sí mismo- suficiente para desacreditar la idea de un dios. No es de extrañar, por tanto, que el anuncio de su descubrimiento esté cargado de significado tanto científico como teológico.

Pero antes de que nos apresuremos a abandonar cualquier fe que algunos de nosotros todavía tengamos, vale la pena considerar la base sobre la que Schweitzer proclama la “muerte de Dios”.

Por desgracia, no sabe casi nada de exégesis textual, es decir, del examen crítico de un texto. Su argumento de que Kepler-452b refuta definitivamente a Dios se apoya en la más fina de las obleas exegéticas.

El argumento es el siguiente.

Schweitzer quiere que aceptemos que, dado que los relatos de la creación del Génesis hablan de la vida en el singular de la Tierra, cualquier prueba o incluso posibilidad de vida extraterrestre falsifica las propias afirmaciones de la Biblia sobre el dios que “instruyó” a sus autores.

Si hubiera otras vidas o planetas habitables aparte de la Tierra, Dios seguramente habría dicho a los escritores bíblicos que los mencionaran. Como no lo hizo, la Biblia es por tanto falsa y su Dios inexistente.

Por supuesto, en el nivel más básico, Schweitzer tiene razón. La Biblia sólo se ocupa de la creación de la vida en este planeta. A pesar de que habla de “los cielos”, no menciona otros posibles mundos similares a la Tierra, ni ninguno de los escritores indaga en la existencia de formas de vida extraterrestre. Pero, ¿es éste realmente el fatal descuido que Schweitzer cree que es?

Deja un comentario