¿Es posible que todos vivan bien dentro de los límites de nuestro planeta?

Imagina un país que satisface las necesidades básicas de sus ciudadanos, uno en el que todos pueden esperar vivir una vida larga, saludable, feliz y próspera. Ahora imagina que ese mismo país fuera capaz de hacerlo utilizando los recursos naturales a un nivel que fuera sostenible incluso si todos los demás países del mundo hicieran lo mismo.

Ese país no existe. Ningún país del mundo se acerca a ello. De hecho, si todos los habitantes de la Tierra llevaran una buena vida dentro de los límites de sostenibilidad de nuestro planeta, el nivel de recursos utilizados para satisfacer las necesidades básicas tendría que reducirse entre dos y seis veces.

Estas son las aleccionadoras conclusiones de una investigación que hemos llevado a cabo mis colegas y yo, publicada recientemente en la revista Nature Sustainability. En nuestro trabajo, cuantificamos el uso de recursos nacionales asociado a la satisfacción de las necesidades básicas de un gran número de países, y lo comparamos con lo que es globalmente sostenible. Analizamos las relaciones entre siete indicadores de presión ambiental nacional (en relación con los límites ambientales) y 11 indicadores de desempeño social (en relación con los requisitos para una buena vida) para más de 150 países.

Los umbrales que elegimos para representar una “buena vida” no son nada extravagantes: un índice de satisfacción vital de 6,5 sobre 10, vivir 65 años con buena salud, la eliminación de la pobreza por debajo del umbral de 1,90 dólares al día, etc.

Sin embargo, descubrimos que la consecución universal de estos objetivos podría llevar a la humanidad a superar múltiples límites medioambientales. Las emisiones de CO₂ son el límite más difícil de mantener, mientras que el uso de agua dulce es el más fácil (sin tener en cuenta los problemas de escasez local de agua). Las necesidades físicas, como la nutrición y el saneamiento, podrían satisfacerse para siete mil millones de personas, pero los objetivos más ambiciosos, como la educación secundaria y la alta satisfacción de vida, podrían requerir un nivel de uso de recursos entre dos y seis veces superior al nivel sostenible.

Aunque las naciones ricas como EE.UU. y el Reino Unido satisfacen las necesidades básicas de sus ciudadanos, lo hacen con un nivel de uso de recursos que está muy por encima de lo que es globalmente sostenible. Por el contrario, los países que utilizan los recursos a un nivel sostenible, como Sri Lanka, no logran satisfacer las necesidades básicas de su población. Resulta preocupante que cuanto más umbrales sociales alcanza un país, más límites biofísicos tiende a transgredir.

Ningún país alcanza actualmente los 11 umbrales sociales sin superar también varios límites biofísicos. Lo más parecido a una excepción que hemos encontrado es Vietnam, que alcanza seis de los 11 umbrales sociales, mientras que sólo transgrede uno de los siete límites biofísicos (emisiones de CO₂).

Para ayudar a comunicar la magnitud del reto, hemos creado un sitio web interactivo, que muestra los resultados medioambientales y sociales de todos los países. También permite cambiar los valores que elegimos para una “buena vida”, y ver cómo estos valores afectarían a la sostenibilidad global.

Es hora de repensar el “desarrollo sostenible

Nuestro trabajo se basa en una investigación anterior dirigida por el Centro de Resiliencia de Estocolmo, que identificó nueve “límites planetarios” que -si se superan de forma persistente- podrían provocar un cambio catastrófico. Los indicadores sociales están estrechamente relacionados con los objetivos de alto nivel de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. La economista Kate Raworth propuso un marco que combina los límites planetarios y los umbrales sociales, y que se describe en su reciente libro Doughnut Economics (en el que el “donut” se refiere a la forma de los gráficos de los países, como el de arriba para Vietnam).

Nuestras conclusiones, que muestran la situación de los países en comparación con el marco de Raworth, suponen un serio desafío al enfoque del desarrollo sostenible “como de costumbre”. Sugieren que algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como la lucha contra el cambio climático, podrían verse socavados por la consecución de otros, en particular los centrados en el crecimiento o los altos niveles de bienestar humano.

Curiosamente, la relación entre el uso de los recursos y los resultados sociales es casi siempre una curva con rendimientos decrecientes. Esta curva tiene un “punto de inflexión”, después del cual el uso de más recursos no añade casi nada al bienestar humano. Las naciones ricas, como Estados Unidos y el Reino Unido, ya han superado el punto de inflexión, lo que significa que podrían reducir sustancialmente la cantidad de carbono emitido o de materiales consumidos sin perder bienestar. Esto, a su vez, liberaría espacio ecológico para muchos países más pobres, donde un aumento del uso de recursos contribuiría mucho más a una buena vida.

Si queremos que los siete mil millones de personas o más vivan bien dentro de los límites de nuestro planeta, se necesitan cambios radicales. Como mínimo, éstos incluyen la reducción drástica de la desigualdad de ingresos y el cambio de los combustibles fósiles a las energías renovables lo antes posible. Pero lo más importante es que las naciones ricas, como Estados Unidos y el Reino Unido, deben ir más allá de la búsqueda del crecimiento económico, que ya no mejora la vida de las personas en estos países, sino que empuja a la humanidad cada vez más cerca del desastre medioambiental.

Deja un comentario