La NASA calcula que hay mil millones de “Tierras” sólo en nuestra galaxia

Hay mil millones de Tierras en esta galaxia, a grandes rasgos. No un millón. Mil millones. Hablamos de mil millones de planetas rocosos que tienen aproximadamente el tamaño de la Tierra y que orbitan alrededor de estrellas de aspecto familiar y de color amarillo en la “zona habitable” orbital donde podría haber agua líquida en la superficie.

Se trata de mil millones de planetas en los que los seres humanos, o sus descendientes genéticamente modificados, así como sus perros y gatos y tomateras y mirtos y mariquitas y lombrices y demás, podrían vivir de forma plausible.

Como informó Rachel Feltman el jueves, el telescopio espacial Kepler de la NASA ha descubierto un montón de nuevos planetas, incluido uno, Kepler 452b, que los científicos describen como el planeta más parecido a la Tierra jamás encontrado fuera de nuestro sistema solar. Su radio es un 60 por ciento mayor que el de la Tierra (el tamaño exacto es difícil de medir porque está a 1.400 años luz y no se puede obtener una imagen directa). Pero probablemente sea rocoso y esté en la zona habitable de su estrella madre, que es como nuestro sol, una estrella “enana amarilla” de tipo G. La estrella madre tiene 6.000 millones de años, aproximadamente (todo es “aproximadamente”, por desgracia).

Nadie lo ha visto. Sólo Kepler lo ha detectado: está demasiado lejos y es demasiado tenue para ser detectado con otros instrumentos hasta ahora. Así que hay muchas cosas que no sabemos sobre él. No sabemos con seguridad si es rocoso. No sabemos si tiene una atmósfera o agua en la superficie o algo parecido. Sólo hemos visto el oscurecimiento de la luz estelar de la estrella anfitriona. El patrón de ese oscurecimiento nos da una buena medida de su período orbital (385 días) y, con menos precisión, de su tamaño. Ni siquiera estamos seguros del tamaño exacto de la estrella anfitriona. Estos objetos están muy lejos.

Tampoco debemos obsesionarnos con este planeta en particular, ni con ninguno de los intrigantes planetas similares a la Tierra encontrados por Kepler hasta ahora. Kepler está observando un estrecho cono de nuestra galaxia. No es un estudio de todo el cielo. El objetivo principal de Kepler era hacer un censo de una pequeña porción de cielo para obtener una estimación de la abundancia de planetas. Eso ha sido un gran éxito: Ahora sabemos que nuestra galaxia está llena de planetas. Están por todas partes. Y los hay de todos los tamaños.

Durante el informativo de la NASA del jueves, pregunté si los últimos datos de Kepler ofrecían alguna nueva perspectiva sobre la abundancia de planetas similares a la Tierra alrededor de estrellas similares al sol (la abreviatura de esta formulación es “eta-Tierra”), y luego seguí con un correo electrónico a la NASA. Batalha, astrofísica y científica de la misión del telescopio Kepler, respondió por correo electrónico:

Las estimaciones anteriores de eta-Tierra sugieren que entre el 15 y el 25% de las estrellas albergan planetas potencialmente habitables. Estas estimaciones se basan en gran medida en los descubrimientos de planetas que orbitan las estrellas más frías, llamadas enanas M. Estos nuevos descubrimientos sugieren que las estadísticas de las estrellas de tipo solar están más o menos en línea con las estimaciones de las estrellas más frías de tipo M. ¿Cómo se traduce esto en el número de planetas en la galaxia? Las enanas M, K y G representan aproximadamente el 90% de las estrellas de la galaxia. En términos conservadores, si el 15% de las estrellas tienen un planeta de entre 1 y 1,6 veces el tamaño de la Tierra en la Zona Habitable, entonces se esperaría que el 15% del 90% de 100 mil millones de estrellas tuvieran tales planetas. Eso supone 14.000 millones de mundos potencialmente habitables.

Antes de hacer planes para colonizar estas otras Tierras, deberíamos detenernos un segundo para señalar que hay dos planetas “similares a la Tierra” que orbitan alrededor de nuestro propio sol y que están mucho, mucho más cerca de casa que cualquiera de estos planetas extrasolares. Poner a Venus en condiciones de ser habitable sería un reto de terraformación de primer orden. Marte es potencialmente más agradable, pero sigue siendo un lugar desagradable para nuestros estándares. Antes de colonizar Marte, probablemente colonizaremos el fondo de nuestros mares poco profundos. El autor de este artículo evitará despotricar sobre la gente que cree que hay una segunda oportunidad en el espacio para cuando arruinemos nuestro propio planeta.

Deja un comentario