La Tierra está agotada: estamos consumiendo sus recursos más rápido de lo que puede proporcionar

A partir del miércoles, hemos agotado oficialmente todos los recursos de la Tierra para 2017, y solo estamos a principios de agosto.

En 1987, el Día del Sobregiro de la Tierra -la fecha en que la humanidad en su conjunto ha agotado los recursos necesarios para vivir de forma sostenible durante un año- cayó el 9 de diciembre.

Desde entonces, hemos ido superando cada vez más el presupuesto natural anual del planeta y el día ha ido subiendo en el calendario, aterrizando el 8 de agosto del año pasado y el 2 de agosto de este año.

“Consumimos nuestras fuentes naturales como si se tratara de un producto que podemos comprar cuando se agota y consumir todo lo que queramos”, dijo en una entrevista a DW Lena Michelsen, asesora de políticas de alimentación y agricultura de la red alemana de desarrollo INKOTA.

Según los expertos en sostenibilidad, actualmente necesitamos 1,7 planetas para soportar la demanda de la humanidad sobre los ecosistemas de la Tierra.

“Nuestro consumo colectivo supera actualmente en un 70% lo que nuestro planeta Tierra puede renovar”, dijo en una entrevista a DW Mathis Wackernagel, de la Global Footprint Network, que desarrolló el concepto de huella ecológica.

La fecha exacta del Día del Sobregiro es declarada cada año por la Red de la Huella Global, un grupo de investigación sin ánimo de lucro que toma la biocapacidad del planeta -la cantidad de recursos naturales que están disponibles- y la divide por la cantidad de recursos que hemos consumido: la huella ecológica de la humanidad. Esta cifra se multiplica por los días del año.

Los países de renta alta viven a costa de los de renta baja

La Red de la Huella Global no se limita a analizar la huella ecológica global, sino que también calcula el uso individual de recursos de cada país. No es de extrañar que países de renta alta como Luxemburgo, Qatar, Australia y Estados Unidos utilicen muchos más recursos al año que países de renta baja como Eritrea, Haití, Burundi y Pakistán.

“No sólo vivimos a costa de las generaciones futuras. Los países del Norte Global también viven a costa de los países más pobres del Sur Global”, dijo Michelsen, responsable de la organización de una protesta en Berlín para el Día del Sobregiro de la Tierra de este año.

Tomemos el ejemplo de Alemania. La demanda mundial de recursos es actualmente tan alta que necesitaríamos 1,7 Tierras para satisfacerla. Pero Alemania está muy por encima de esta media.

“Si toda la población del mundo viviera como Alemania, necesitaríamos 3,2 Tierras para alimentar nuestra hambre de consumo”, dijo Michelsen.

“En comparación, si todos los habitantes del mundo vivieran como los de Mozambique, necesitaríamos menos de medio planeta al año”.

Las emisiones de carbono contribuyen en gran medida a la huella ecológica

Una de las razones de este consumo excesivo de recursos, según Wackernagel, es que nuestra población aumenta cada año. Además, los ingresos también aumentan, lo que incrementa la demanda y hace que la gente quiera consumir más.

Pero uno de los principales responsables de que se sobrepase el presupuesto natural del planeta son las emisiones de carbono. De hecho, actualmente representan el 60% de la huella ecológica de la humanidad. Si redujéramos nuestras emisiones globales de carbono a la mitad, la fecha del Día del Sobregiro de la Tierra se retrasaría unos tres meses.

Por eso, cumplir el Acuerdo de París e invertir en energías renovables es cada vez más importante. Si fuéramos capaces de cumplir los objetivos fijados en la Conferencia del Clima de París, podríamos vivir dentro de las posibilidades de los recursos de nuestro planeta en 2050, según Wackernagel.

“Esto es totalmente posible, pero no muy probable en este momento. Las tendencias que vemos todavía no apuntan en esta dirección”.

Lo que hay que cambiar

Según Michelsen, hay tres grandes factores en los que debemos trabajar: la producción de energía, la agricultura industrial y la movilidad.

“Es absolutamente esencial una salida completa del carbón. Tenemos que invertir en energías renovables y Alemania no está haciendo lo suficiente en este sentido. Estamos lejos de una verdadera transición energética”, dijo Michelsen.

“El segundo gran paso es introducir prácticas ecológicas en la agricultura. La agricultura industrial es uno de los principales asesinos del clima. En todo el mundo, la agricultura es responsable de un tercio de las emisiones de CO2”.

El tercer paso, según Michelsen, es hacer más ecológicos nuestros medios de transporte. Tanto conducir como volar emiten enormes cantidades de gases de efecto invernadero.

Los responsables de la toma de decisiones a nivel mundial deben hacer más

Para retrasar el Día del Sobregiro de la Tierra del año que viene, los responsables de la toma de decisiones a nivel mundial deben ajustar sus prioridades, afirma Wackernagel.

Todos los años, el Foro Económico Mundial realiza un Informe de Riesgos, en el que pregunta a los expertos y a los responsables de la toma de decisiones a nivel mundial cuáles son los riesgos más importantes a largo plazo en todo el mundo. El año pasado, seis de los diez riesgos principales estaban orientados al medio ambiente, como la escasez de agua, el cambio climático y los problemas de recursos.

Al mismo tiempo, el Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial enumera 114 indicadores que hacen fuerte a un país. El año pasado, ni uno solo se refirió a los recursos, las cuestiones medioambientales o el cambio climático.

“Me resulta desconcertante cómo podemos pretender que los riesgos relacionados con los recursos, de los que somos claramente conscientes, no nos afecten nunca”, dijo Wackernagel.

Deja un comentario