Proteger el planeta Tierra contra los microbios de la perdición de Marte

Los descubrimientos fabulosos suelen ir seguidos de un papeleo excesivamente aburrido, como la comprobación y la revisión de datos, gráficos, análisis estadísticos y conclusiones. El anuncio de esta semana de que los científicos han encontrado pruebas de la existencia de agua salada en Marte habrá hecho que muchos expertos echen mano de la letra pequeña de la directiva política 8020.7G de la Nasa.

Esta directiva es de lectura obligatoria para quienes envían naves espaciales a la búsqueda de vida extraterrestre. En ella se codifica el protocolo de “protección planetaria”: evitar que los terrícolas y sus emisarios contaminen sus cuerpos celestes (lo que se conoce como contaminación hacia delante) y, lo que es más importante, evitar la invasión de microbios alienígenas en la biosfera terrestre (contaminación hacia atrás).

Aunque la preocupación por que nuestros gérmenes hagan autostop en otros mundos se remonta a la década de 1950, la revelación de esta semana -y sus implicaciones para la posibilidad de que haya vida en otros lugares del sistema solar- debería provocar una reevaluación urgente de cómo mantenemos la integridad absoluta tanto de la biosfera marciana como de la terrestre.

Las pruebas de que el agua fluye en el planeta rojo fueron recogidas por el Mars Reconnaissance Orbiter, una nave espacial de la Nasa lanzada en 2005, con imágenes que mostraban rayas oscuras en las paredes de un cráter. Se descubrió que las rayas llevaban la firma infrarroja de las sales hidratadas, lo que se considera un indicador del agua.

Los resultados se publicaron el lunes en Nature Geoscience. Sin embargo, ya estaban prefiguradas en imágenes que se remontan al Mariner 9, que comenzó a orbitar Marte en 1971. Éstas revelaban un mundo aparentemente esculpido por el líquido: valles y cañones, antiguos lechos de ríos y canales ramificados. Incluso en la década de 1960, las observaciones realizadas desde la Tierra sugerían la presencia de vapor de agua en la fina atmósfera marciana.

Una sucesión de orbitadores y aterrizadores añadieron capas de evidencia: casquetes polares con grandes cantidades de hielo de agua; rocas y guijarros redondeados y alisados como por el agua; grupos de material, excavados por un brazo robótico, que posteriormente se vaporizaron, indicando agua subterránea; y patrones similares al permafrost bajo el polvo escarlata.

Lo que hizo significativo el anuncio del lunes fue la confirmación de que el agua líquida fluye en la superficie del planeta en la actualidad, aunque sólo de forma estacional. Marte es más pequeño que la Tierra y tiene un campo gravitatorio mucho más débil; se había postulado que el agua líquida simplemente flotaría.

Los astrobiólogos, que estudian los orígenes de la vida en el universo, están encantados: su principio rector es “seguir el agua”, ya que toda la vida conocida, o las formas de vida, necesitan agua para sobrevivir.

Existe una clase de extremófilos -organismos que sobreviven en ambientes extremos- que prosperan en entornos salinos y deshidratados. Los científicos han encontrado este tipo de “halófilos” en el ultra seco desierto de Atacama, en Chile, en forma de microbios que viven en cristales de sal (absorben la humedad de la atmósfera). Los halófilos suelen contener una proteína llamada bacteriorrodopsina, lo que podría limitar la búsqueda de vida en Marte.

La obligación de las agencias espaciales de evitar la contaminación de la Tierra y otros planetas está recogida en el Tratado del Espacio Exterior de la ONU de 1967, que puso en marcha la vida como medio para evitar que la Luna y los planetas fueran utilizados con fines hostiles. A principios de este año, los astrobiólogos expresaron su preocupación por el hecho de que los instrumentos espaciales ultrasensibles y su electrónica asociada estuvieran fabricados con materiales demasiado delicados para soportar la esterilización por calor.

Si bien esto suele estar bien para los orbitadores, que no aterrizan, supone un reto para misiones como la de la Nasa, Marte 2020, que debe aterrizar en el planeta rojo después de 2020.

Es urgente desarrollar la tecnología necesaria para garantizar que los futuros aterrizadores no sean los portadores de la perdición bacteriana. Mientras la humanidad se embarca en la búsqueda de vida marciana en la salmuera, debemos asegurarnos de que nuestros métodos son éticamente herméticos.

Deja un comentario